Robot inteligente i-QUE

El Robot inteligente i-QUE bajo vigilancia

El Robot inteligente i-QUE puede ser una de esas compras estrella de las navidades ya que permite saber en todo momento lo que nuestros hijos están haciendo gracias al micrófono que lleva incorporado.

Pero lo que no tenemos en cuenta a la hora de comprar este tipo de juguetes, es que estas conversaciones grabadas puede que sean escuchadas por terceras personas para después usarlas para marketing y publicidad.

El funcionamiento sería semejante al de los asistentes virtuales de lo móviles como Siri o Google Now, los cuales mandan los comandos de voz a unos servidores para ser analizados. Una vez analizado el comando de voz por un sistema de inteligencia artificial, se nos manda la respuesta más adecuada a nuestra petición.

EL Robot inteligente i-QUE vigila a nuestros hijos pero a su vez también está bajo vigilancia

En el caso del Robot inteligente iQUE pasa algo similar pero la alarma ha saltado en primer lugar porque en este caso el robot está grabando, enviando y almacenado conversaciones de menores de edad.

La segunda causa de alarma es que todas estas conversaciones no se quedan almacenadas en los servidores del fabricante (Genesis Toys), si no que todos los comandos de voz que el Robot inteligente i-QUE graba se quedan almacenados en los servidores de otra compañía ajena a la fabricación del juguete, con lo que pudieran ser usadas para fines de publicidad y marketing.

Robot inteligente i-QUE
Robot inteligente i-QUE

Cuando activamos el robot por primera vez, estamos obligados a aceptar una serie de clausulas de privacidad informativas, en ellas se especifica que es para mejorar el funcionamiento del robot. Pero desde las asociaciones de los consumidores denuncian que al aceptar estas clausulas también estaríamos dando el visto bueno para usar nuestra información para fines comerciales.

Por su parte el fabricante del Robot inteligente i-QUE respondió a la polémica con el siguiente comunicado:

En ningún caso se venderá el contenido de estas grabaciones a empresas de marketing y comunicación, ni las compartiremos con ninguna otra marca.

El Robot iQUE no es el único juguete que está bajo vigilancia, también está bajo el punto de mira de las asociaciones de los consumidores la muñeca My Friend Cayla, que también utiliza el mismo funcionamiento de grabar y almacenar los comandos de voz.

¿Te ha gustado esta publicación?
Suscríbete a BitAdictos para recibir en tu correo los mejores artículos

100% GRATUITO y libre de SPAM

Deja un comentario